Elaboración: Éxito con huevos

2 docenas de huevos para empezar. Valiente cobarde el que no emprende.
Harina y agua para amasar. Te vas a cansar y parece que no queda bien, pero trabajando la masa sale una buena base.
Levadura para que levante. Un impulso siempre va bien y es lo que hará que suba de volumen.
“Fuerza” para aguantar las embestidas hacia adelante y para atrás, porque cuando estés amasando y te salga bien todo, no lo des todo por hecho y cuando la masa no se fermente bien tampoco decaigas.
Pasión en grandes cantidades, porque si no te apasiona lo que vas a hacer no lo hagas, si dudas de hacerlo no lo hagas, si te ves obligado a hacerlo no lo hagas, nada que hagas sin pasión llegará tan lejos como se merece. Podrás hacer una receta con sabor, si… pero sin pasión acabaras cansándote y no saldrá buena.

Muy importante: No enciendas el horno muy temprano porque gastarás dinero en pagar un consumo de luz hasta que metas la receta, y el marketing tiene su tiempo, no te adelantes si no es su momento ya que puede ser que gastes más de lo que toque o se te acaben los recursos antes.
Tampoco pongas el horno a tope, ponlo solo con la temperatura que necesita y que se cocine suavemente y despacio. No porque le pongas más temperatura se hará antes y es probable que se queme la receta con ingredientes que llevamos meses preparando.
Por último ten paciencia y mira bien a quien le llevas tu receta para que la disfrute, porque si le llevas a un goloso una pieza salada no le gustará por muy bueno que sea, y si le llevas a un vegano un buen chuletón tampoco lo sabrá apreciar y será contraproducente.

Si quieres que hagamos juntos una buena receta con tu empresa, ponte en contacto con nuestro chef y su equipo.